Actualmente, estás viendo Cadillac.com. Cierra esta ventana para quedarte aquí o elige otro país para ver vehículos y servicios específicos para tu ubicación.

EL REGRESO DE

UN ÍCONO CLÁSICO

El regreso de la Diosa de Cadillac en CELESTIQ, siempre un símbolo de progreso y aspiración, anuncia el inicio de una nueva era de artesanía a medida y diseño icónico.

EL REGRESO DE

UN ÍCONO CLÁSICO

El regreso de la Diosa de Cadillac en CELESTIQ, siempre un símbolo de progreso y aspiración, anuncia el inicio de una nueva era de artesanía a medida y diseño icónico.

EVOLUCIÓN DE UN ÍCONO

LA GARZA

Década de 1930

Cadillac presenta sus primeros íconos, con una artesanía experta y elegidos a propósito. La Garza traslada su potencia elegante y vuelo fluido al camino. La Diosa está arqueada de forma elegante, con sus alas hacia atrás, lo que indica un movimiento hacia adelante grácil y potente.

LA DIOSA

Década de 1940

Con el tiempo, la Diosa continúa evolucionando, y cambia para reflejar la estética predominante en su era. A medida que transcurre la década, hay una constante: ella encarna aspiración, logros, progreso y sofisticación.

Década de 1950

En consonancia con la era de las máquinas, la Diosa posguerra se ha tornado más estilizada y menos figurativa. Con una fuerte influencia del diseño de aeronaves, sus proporciones se estiran y alargan, y su forma es cada vez más aerodinámica. Desde su lugar de trascendencia, acelera hacia adelante y da la bienvenida a un mundo dominado por maravillas científicas modernas, con esperanza y optimismo.

En 1956, la era original de la Diosa finalizó.

2023

Después de una larga ausencia, la Diosa regresó para adornar a un solo Cadillac, el CELESTIQ. La nueva Diosa es impresionista y figurativa. Su rostro es contemporáneo y sus rasgos son distintivos. Mantiene la cabeza alta y se arquea hacia adelante con confianza. Sus complejos paños y fluidos, y sus elegantes brazos, posicionados hacia atrás para formar la tradicional "V" de Cadillac, son "alas" estilizadas, lo que da la impresión de un movimiento perpetuo. 

LA INSPIRACIÓN SE CONVIERTE EN EXPRESIÓN

El escultor Richard Wiquist, que se inspira en técnicas de escultura tradicionales y antiguos relieves griegos, utiliza a la Diosa de 1933 como una forma inicial para crear una interpretación contemporánea influenciada por el pasado, pero no comprometida con él.

La Diosa de Cadillac, un ícono atemporal de un pasado histórico, se confecciona para exhibir exclusividad. Su presencia denota de forma elegante el singular arte de cada CELESTIQ. Personifica la máxima expresión de artesanía a medida, que constituye la esencia misma de Cadillac.

Se muestra modelo de preproducción. Disponible únicamente a solicitud.

UNA MARAVILLA DE LA IMAGINACIÓN